Ese impulso.

Lo he observado,
ese impulso que altera la propiedad conjunta,
la que emerge de los especímenes excéntricos,
diferentes,
el germen del cultivo,
la mutación del tejido,
la partícula a la deriva,
el que se ve entre la masa informe de color gris que transita por la ciudad,
metido en los cuadernos,
en dibujos hechos en los márgenes de los libros de texto,
en marquesinas vomitado con rayajos de ácido,
en los puntos muertos de las cámaras.
Ese delicioso y supremo impulso de caos que ronda la imaginación de aquellos que yo llamo individuos divergentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s